El Valle Sagrado de los Incas se ubica entre los pueblos de Písac y Ollantaytambo, siguiendo el curso del río Vilcanota. Las tierras de esta región son famosas por su fertilidad y en su época, fueron utilizadas como la despensa de la población inca.

La puerta de entrada al Valle Sagrado de los Incas es el poblado de Písac. En esta localidad se realiza, cada domingo, una colorida feria agrícola, que congrega a pobladores de diferentes partes del valle, y la misa dominical, realizada en quechua con la participación de los curacas de los poblados aledaños.

Siguiendo el curso del valle encontramos Calca, un pueblo dominado por la presencia imponente de los nevados Pitusiray y Sawasiray, apus sagrados de los incas y parte importante del pensamiento mágico religioso andino. destacan el complejo arqueológico de  Huchuy Qosqo y las aguas termales de Machacancha.

Emplazado en el centro del valle y al pie del nevado Chicón, esta el pueblo de Urubamba conocido como “la perla del Vilcanota”, por la impresionante belleza de su campiña.

El pequeño pueblo de Maras se ubica al sur del valle y destaca por sus grande minas de sal que son explotadas hasta hoy por las comunidades cercanas.

En la parte alta del valle encontramos al poblado de Chinchero, dominado por la Cordillera de Vilcanota y poseedor de algunos de los más bellos paisajes agrícolas del Perú.

Finalmente se encuentra el pueblo de Ollantaytambo el cual conserva mejor su trazado original. Allí los incas construyeron un importante centro militar, religioso y agrícola.

Como llegar

La mejor forma de visitar el Valle Sagrado de los Incas es desde Pisac, ubicada a 30 km. (1 hora) al noreste de Cusco por carretera asfaltada. Desde allí, y siempre con rumbo noroeste, podrá recorrer el resto de poblados que conforman el Valle.

Valle Sagrado Tour

Los tour en el Valle Sagrado pueden ser de 1 día ó de más días dependiendo del turista, con hoteles básicos, intermedios ó lo de lujo tales como el Hotel Sol y Luna.