A partir de junio de 2019, ya no se permitirá a los visitantes caminar entre los estanques de sal en terrazas Maras. Ubicado en el corazón del Valle Sagrado de los Incas, el cañón histórico tiene un legado de ser parte de la economía desde tiempos de los Incas. La sal que se produce naturalmente